Download E-books Entre Actos (BIBLIOTECA VIRGINIA WOOLF) PDF

Read Online or Download Entre Actos (BIBLIOTECA VIRGINIA WOOLF) PDF

Best British Literature books

Acastos: Two Platonic Dialogues

Fresh, tight booklet. those sleek Platonic dialogues painting a fanatical younger Plato and a smart outdated Socrates discussing the issues of the 20 th century. 131pp.

The Shorter Poems

Whereas The Faerie Queene counts as his masterpiece, it's in his shorter poetry that Edmund Spenser (c. 1552-99) confirmed his excellent versatility and talent as eulogist, satirist, pastoral poet and prophet. The Shepheardes Calender marks a turning element in literary heritage, because the nameless writer with a bit of luck asserts his religion within the local vigor of the English language and stakes his declare to be the successor of Virgil and Chaucer.

Love and Freindship: And Other Youthful Writings (Penguin Classics)

Austen’s hilarious early tales and sketches—complete along with her delightfully quirky spelling habits—now amassed in a single quantity, including Lady Susan, the root for Whit Stillman's function film Love and Friendship starring Kate Beckinsale and Chloë SevignyJane Austen’s earliest writing dates from whilst she used to be simply eleven-years-old, and already exhibits the hallmarks of her mature paintings.

Extra info for Entre Actos (BIBLIOTECA VIRGINIA WOOLF)

Show sample text content

Dejadlo aquí… Y, ahora, las patillas… Mientras se inclinaba y se enderezaba, los angeles señorita los angeles Trobe lanzó por encima de las matas una rápida mirada al público con sus ojos de pájaro. El público se le había escapado. El público estaba paseando arriba y abajo. Se mantenía alejado del vestuario; respetaba los convencionalismos. Pero si se alejaban demasiado, si comenzaban a explorar los alrededores, si entraban en los angeles casa, entonces… Chuf, chuf, chuf, repetía l. a. máquina. Pasaba el tiempo. �Hasta cuándo se mantendrían unidos? period cuestión de azar; period un riesgo… Y los angeles señorita los angeles Trobe siguió trabajando con toda su energía, arrojando prendas sobre l. a. hierba. Por encima de los arbustos le llegaban voces desperdigadas, voces incorpóreas, voces simbólicas le parecían a l. a. señorita los angeles Trobe, que las oía a medias, sin ver, aunque sintiendo, por encima de las matas, invisibles hilos que unían aquellas voces incorpóreas. —Lo veo muy negro. —Nadie lo quiere, salvo los malditos alemanes. Hubo una pausa. —Yo cortaría esos árboles… —¡Cómo les crecen los rosales! —Dicen que este jardín tiene quinientos años… —Bueno, incluso el viejo Gladstone, dicho sea en su descargo… Hubo un silencio. Las voces se estaban alejando de las matas. Los árboles murmuraban. Muchos ojos, le constaba a los angeles señorita l. a. Trobe, ya que todas las células de su cuerpo tenían capacidad de absorción, contemplaban las vistas. Con el rabillo del ojo veía Hogben’s Folly; l. a. veleta relumbró. —El vaso se cae —dijo una voz. l. a. señorita l. a. Trobe sentía cómo se le escapaban entre los dedos, contemplando aquellas vistas. —¿Dónde está esa maldita mujer, l. a. señora Rogers? �Alguien ha visto a los angeles señora Rogers? —gritó, mientras cogía una capa victoriana. Entonces, saltándose los convencionalismos, entre las temblorosas ramas apareció una cabeza: l. a. señora Swithin. —¡Oh, señorita los angeles Trobe! —exclamó los angeles señora Swithin. Y se calló. Luego, volvió a empezar—: �Oh, señorita los angeles Trobe, los angeles felicito de todo corazón! —La señora Swithin dudó—. Me ha dado usted… —Se saltó lo que iba a decir y se aferró a las siguientes palabras—: Siempre, desde l. a. infancia, he creído… —Se le velaron los ojos, borrando así el presente. causeó recordar su infancia; después renunció y, agitando levemente l. a. mano, como si pidiera ayuda a los angeles señorita l. a. Trobe, continuó—: Esta rutina diaria; este subir y bajar escaleras; este decir �¿Qué voy a buscar? �Las gafas? Las llevo puestas…». Miraba a l. a. señorita los angeles Trobe con los angeles límpida mirada de l. a. vejez. Sus miradas se cruzaron en el común esfuerzo por alumbrar un común significado. Fracasaron; y los angeles señora Swithin, atrapando milagrosamente una parte de su significado, dijo: —¡Qué papel tan insignificante he tenido que interpretar! Pero usted ha logrado que creyera que habría podido interpretar… �Cleopatra! Entre las temblorosas matas, los angeles señora Swithin hizo una inclinación de cabeza y se marchó. Los lugareños intercambiaron guiños. �Chocha» period l. a. palabra adecuada para los angeles Vieja Flimsy, que se escabullía entre las matas. —Habría podido ser… Cleopatra —repitió los angeles señorita l. a. Trobe, pero hubiera querido decir: �Usted ha logrado despertar una parte de mí hasta ahora oculta»—.

Rated 4.52 of 5 – based on 29 votes